“Santísima Virgen María consagrada al Señor”

En esta fecha, recordamos la presentación de la Niña María al templo a la edad de tres años, por sus padres, San Joaquín y Santa Ana para consagrar su vida a Dios desde pequeña. Cuando el sacerdote la recibió, la bendijo y exclamó: “El Señor ha engrandecido tu Nombre por todas las generaciones, pues a final de los tiempos manifestará en Ti su redención a los hijos de Israel”.

Marie Poussepin tuvo una gran devoción y amor a la Santísima Virgen en el Misterio de la Presentación en el Templo, que afianzó en los Reglamentos tal devoción una fuerza de apoyo para mantener firme a cada hermana para entregarse como María, en el don total a su Dios y a sus hermanos.

Por consiguiente, en esta bella fecha se lleva a cabo la renovación de los votos de las Hermanas Religiosas Dominicas de la Presentación en una Eucaristía, esta vez oficiada por el Fray Ernesto Mora.

Los docentes de ambas instituciones se unieron para celebrarles a las hermanas con un brindis, una presentación musical y la entrega de un significativo detalle. Es así como agradecemos a Dios y a las hermanas Religiosas quienes con Marie Poussepin son como lámparas que nos iluminan, recordamos siempre que la fe se hace manifiesta en la labor misionera y entrega sin medida.