¡Estar juntos, reunidos en familia es una fiesta!

Escrito por:

Hna. Luz Helena Álvarez Martínez, Docente de Educación Religiosa

Sentarse a la misma mesa significa acoger la invitación y disponerse para compartir la Palabra, el pan y el vino del amor fraterno.

La luz tiene un efecto: alumbra la vida. Jesucristo ilumina nuestra vida y nos enseña que Dios Padre no quiere que vivamos en las tinieblas, sino que vivamos en la luz. Jesús Luz del mundo quiere entrar en nuestra vida, en la vida de nuestras familias para que lo acojamos y así podamos ser como la luz que se enciende y se pone sobre el candelero, una vida llena de buenas obras que sea ejemplo que arrastre y empuje a los demás a hacer el bien, y estar con Dios.