Al ritmo de movimientos, gozo y alegría, vivimos la fiesta del estudiante Presentación

Escrito por:

Laura Piraneque, Promoción 2020

El pasado viernes presenciamos un evento singular; “El día del estudiante Presentación”. Es verdad que hemos evidenciado como nuestro querido colegio todos los años se preocupa por contagiarnos de alegría a nosotros en este día tan especial, sin embargo, nunca habíamos imaginado que en el 2020 este increíble acto se llevaría a cabo de manera ¡VIRTUAL! Por eso quiero resaltar la gran preparación y empeño que nuestro profesorado y las directivas pusieron para seguir haciéndonos felices, incluso sin poder vernos, ¡es admirable!

Este día inició con unas inspiradoras palabras de saludo y exaltación por parte de la Hna. Nubia Teresa, de inmediato continuó el evento con hermosas canciones y bailes que prepararon solo para nosotros, todas estas actividades fueron inolvidables.

Por todo lo anterior y por muchas otras razones hoy quiero decir GRACIAS, en representación de todos los estudiantes, por siempre estar para nosotros y por preocuparse en enseñarnos siempre con la excelencia que caracteriza al colegio. Cuando me dijeron que hiciera este artículo, no dudé en aceptar, porque quería aprovechar este espacio para exaltar la increíble misión que realizan y pues, a pesar de toda la alegría que caracterizó ese día, debo reconocer que en esa ocasión, como estudiante de once grado, mi corazón se tiñó de melancolía, me refiero a que, al ser nuestro último año todos los estudiantes del grado once esperábamos con ansias los diferentes eventos que se viven en el colegio.

«A veces no conoces el verdadero valor de un momento hasta que se convierte en memoria» Dr.Seuss

No pude encontrar una mejor frase para plasmar mis sentimientos en esta hoja. Siempre apreciamos el camino para llegar a once tan largo y distante. Admirábamos los uniformes de promoción y veíamos como las y los estudiantes del grado superior del colegio tenían un espíritu inquebrantable, como realizaban todo con la máxima felicidad que una persona puede poseer. Pero ahora, mis compañeros y mi persona estamos en esa posición, este es nuestro último año, es por esto que hoy sé, con absoluta certeza, que esa felicidad se debía a que pretendían quedar con el mejor recuerdo del lugar que los vio crecer, nuestro colegio. 

El día del estudiante fue mágico, nos recordó que el colegio no es solo un lugar, sino que lo que verdaderamente lo compone, son las personas que conviven en este. La primera parte de este acto me hizo desear estar en el auditorio de mi colegio riendo, cantando y bailando con nuestros profesores y mis compañeros. Pero aun así me demostró que, a pesar de añorar esos recuerdos, puedo disfrutar estos momentos con la misma emoción a pesar de no estar allí.

La segunda parte, que solo vivenció grado once, fue más nostálgica y alegre para nosotros. No tengo palabras suficientes para describir lo que vivimos, tantos recuerdos y risas me hicieron caer en la cuenta de todas las increíbles personas que he conocido en mi vida, cada una de ellas con una inspiración para mí. Compañeros y amigos que conozco desde hace 11 años o menos, profesores que han formado mi criterio, pero nunca me había detenido a reflexionar acerca de lo importantes que se convierten estas personas para uno.

Nuestros queridos profesores titulares, profesora Elizabeth, ingeniera Sandra y Hermana Nubia, gracias, gracias por lo que hicieron por nosotros ese día, no quiero ahondar en los detalles porque siento que es extrañamente íntimo, pero sí puedo decir que he aprendido que incluso a través de una pantalla puedes crear recuerdos y puedes sentir el calor humano.  Ya sea si lloramos o reímos, todos sentimos lo mismo, y a pesar de que esto nos hizo extrañar más lo que teníamos antes de la pandemia, también nos hizo caer en la cuenta que los recuerdos no se van a ir y en mi pecho queda el gran amor por mi Institución, todas las personas de esta y el orgullo por llamarme a mí misma una estudiante Presentación.